www.barcelonaconnectada.cat
 
ÁMBITOS
 

barcelonaconnectada.cat
barcelonaconnectada.cat barcelonaconnectada.cat barcelonaconnectada.cat
barcelonaconnectada.cat
 
 

Barcelona conectada, ciudadanos transnacionales.
Crecimientos migratorios y prácticas urbanas


Las categorías inmigrante y cosmopolita se encabalgan cuando una parte significativa de los habitantes de la metrópoli de Barcelona la forman personas de muy variada condición y posición que tejen vínculos económicos, sociales y culturales entre mundos diversos, gracias a los avances en las comunicaciones y los transportes.
¿Hasta qué punto es ésta una situación inédita respecto de otros momentos históricos de rápido crecimiento migratorio?

La exposición aborda las prácticas transnacionales de los barceloneses más recientes en busca de nuevos conceptos para explorar los cambios históricos relacionados con las migraciones.
En los años de expansión de la última década la metrópoli de Barcelona se ha globalizado, ha afrontado nuevos retos y ha dispuesto de nuevas posibilidades.
La globalización no sólo ha afectado a las élites y a las grandes empresas, como se creía en tiempos de la Barcelona olímpica, sino que el crecimiento migratorio ha dinamizado toda la ciudad.

 
 

De manera inesperada, Barcelona ha experimentado un intenso cambio humano, visible en calles, empresas y comercios, y también en los hogares, con las personas que están a su cuidado.

Uno de cada seis ciudadanos de la metrópoli ha nacido fuera del Estado, y su arraigo a la ciudad y a Cataluña se ha producido paralelamente al mantenimiento de conexiones con los pueblos y ciudades de procedencia.
El concepto de inmigrante y el de cosmopolita se superponen. Por los locutorios, a través del móvil y por Internet circulan amor, dinero y negocios, y se han creado redes transnacionales que conectan Barcelona con muchos otros puntos del planeta.

La gran ciudad es un crisol eficaz para convertir todos estos vínculos en un factor de innovación social y cultural, siempre que se insieran en la trayectoria histórica de Barcelona y que las diferencias de derechos y la precariedad económica no anulen su potencial.